Sobre todo las mujeres, sabemos que nuestra mente funciona a velocidades maratónicas y que nos dirige hacia múltiples circuitos al mismo tiempo. Repasamos listas, nos culpamos por lo que hicimos mal, diseñamos nuestro check list personal con actividades que tenemos pendientes y nos preguntamos toda clase de cosas impensables con tal de no enfrentarnos al silencio.

Pero, resulta que después todas andamos por la vida insistiendo en que estamos estresadas y que necesitamos detener la mente. Por eso, hoy te compartimos algunos tips para dejar de poner excusas y entre todas, comprometernos a lograrlo.

Manos a la obra: Tus manos sienten, curan y transforman. Este ejercicio es súper fácil y realmente eficaz. Lleva tus manos al costado de tu cara y con los pulgares presiona levemente los oídos como si los taparas para no escuchar. Apoya los dedos restantes sobre tu cabeza como si formaras una vincha. Ahora conecta con ese silencio de no captar lo que te rodea por un momento y solo respira registrando tu energía interior. Esta técnica es súper efectiva para calmar la mente en momentos de tensión. Sirve mucho para escucharte desde adentro y resulta útil realizarla un momento antes de dormir para comenzar a serenarte y prepararte para tu descanso.

Floral Bach especialmente diseñado: Otra forma natural de serenar nuestros pensamientos abrumadores es recurriendo a la Terapia Floral y sus maravillosos beneficios. Te sugiero una fórmula que contenga White Chestnut + Elm + Impatience. Recuerda no exponerla al sol y tomar tus gotitas cuatro veces por día. Para profundizar su trabajo te sugiero acercarte a un terapeuta de confianza que te guie y acompañe.

Visualización energética: Una forma que, personalmente, me resulta muy efectiva es utilizar mi imaginación. La técnica de visualizar lo que necesitamos siempre es nutritiva y no resulta nada dificultosa. Encuentras una postura cómoda y un lugar silencioso, cierras tus ojos y visualizas tu propósito. En este caso, te sugiero visualizar cómo la energía que se acumulaba en la zona de tu cabeza, comienza a relajarse y se disipa hacia afuera a través de tus exhalaciones. Concéntrate en imaginar cómo alivianas tu mente de preocupaciones y eliminas todo aquello que pueda estar abrumándote.

En el mes de las mujeres, recordemos que somos poderosas y capaces de crear. Honremos estos dones comprometiéndonos a mejorar nuestra vida y a sumar calidad diaria a través de un pensamiento positivo, consciente y regulado. Dirigir nuestra energía hacia lo que nos hace bien es una señal de sabiduría y belleza. Y todos o casi todos, corremos persiguiendo estas metas. Sobre todo, las mujeres.

Política de cancelación de servicio

Para cancelar envía BAJA o hacé click acá