Fin de año es un momento clave para reforzar o iniciar nuestro hábito de purificar nuestra energía. Los Chakras son los vórtices internos que nos permiten recibir y emitir nuestra propia vibración y de ellos depende nuestra salud física, nuestra manera de relacionarnos, nuestra percepción y nuestra manera de concretar o afirmarnos en la vida. Por eso, hoy te contamos, un ejercicio que te servirá para reciclarte y depurar bloqueos, para comenzar el nuevo año con máxima vitalidad.

Visualización con Espiral de Luz

Elige una postura en la que te sientas cómodo y alineado, en donde puedas relajarte, pero sin dormirte. Cierra tus ojos, suavemente, para activar tu visión interior y toma respiraciones profundas y lentas para contactar con tu energía.

Ahora, concéntrate en visualizar un punto de luz roja a la altura de la base de tu columna. Brillante y poderosa, este centro rojizo te conecta con tu fortaleza y tu valor.

Luego, un poco más arriba, visualiza un punto de luz naranja, ubicado a la altura de tu abdomen. Reluciente y activo, este centro, te conecta con tu misterio y tu creatividad.

Ahora, observas un punto amarillo muy luminoso a la altura de tu estomago que te recuerda cuan poderoso y manifestador puedes llegar a ser.

Luego, subes hasta un punto que brilla en color verde a la altura de tu pecho recordándote la tolerancia, la compasión y el verdadero amor por todo lo que eres y todo lo que te rodea.

Continúas subiendo y encuentras un punto de luz azul muy activo que te conecta con tu verdad y con tu expresión. Tu canto personal reside allí.

Más arriba, en la zona de tu entrecejo, encuentras un punto luminoso en color índigo que te permite una gran intuición y te conecta con una enorme claridad mental.

Y, en el centro de tu cabeza, hallas un punto muy brillante de color blanco que te recuerda la importancia de la comprensión espiritual. Tu sabiduría superior se activa y te envuelve.

Ahora, que has recorrido tus chakras, vas a purificarlos uno a uno. Regresa tu atención a la zona base de tu columna y visualiza un espiral de luz dorada que a toda velocidad procede a limpiar tu primer chakra.

Luego, continúa subiendo y girando, atravesando, uno a uno, tus siete centros energéticos. Concéntrate en cómo esa luz dorada sube espiralada limpiando todo tu organismo y revitalizando tu cuerpo, en forma integral.

Una vez que el espiral de luz haya recorrido tus siete centros de energía, agradece esta armonización que has creado y establece tu intención de mantener alta tu vibración personal. Siente tus pies enraizados a la tierra, tu coronilla apuntando hacia el cielo y tu corazón equilibrando estas dos fuerzas. Practica este ejercicio, al menos, tres veces por semana y estarás listo para comenzar un 2015 con energía saludable y poderosa.

Política de cancelación de servicio

Para cancelar envía BAJA o hacé click acá