5 técnicas de respiración para cultivar buenas vibraciones
Existen distintas fórmulas en el arte de la meditación y el Yoga que pueden trasladarse a nuestra rutina diaria para ayudar a combatir el estrés y la pérdida de concentración. ¡Probá este #DesafíoPositivo y cambiá tu estilo de vida!

Las obligaciones que tenemos en la vida pueden generar efectos adversos en nuestra salud y bienestar mental. El teletrabajo, una gran facilidad para la mayoría, también puede tener sus contras y quienes lo llevan a cabo difícilmente saben cuándo cortar con la jornada.

Por eso es importante implementar la meditación y el Yoga como rutina diaria o semanal. Pero si no tenemos tiempo para hacerlo, otra buena opción es tomar algunas técnicas de respiración de ambas disciplinas que nos permitan volver al eje y calmar nuestra ansiedad cuando más lo necesitamos.

Respiración consciente: esta técnica de respiración de yoga consiste en tomar conciencia de tu respiración. “A veces, simplemente notar lo que está sucediendo con la respiración es suficiente para crear un cambio importante”, explica la maestra de Reiki y profesora certificada de yoga y meditación Nina Endrst en un artículo de la revista Well and Good .”Prestar atención a nuestros patrones de respiración, ya sea dentro o fuera de la colchoneta, es increíblemente relajante para el sistema nervioso”, añade.

Respiración diafragmática/abdominal: Este ejercicio resulta de gran sencillez. Para llevarlo a cabo se precisa de un lugar en el que poder estar cómodo, preferiblemente sentado o tumbado. En primer lugar se inspira por vía nasal durante alrededor de cuatro segundos, manteniendo el aire en tu interior durante unos segundos y expulsarlo por la boca suavemente. Se requieren inspiraciones largas, entrando en el cuerpo un volumen elevado de aire, según lo indicado en un artículo de la revista Psicología y Mente.

Aliento de león: la respiración de león es una poderosa técnica de respiración de yoga que permite rápidamente salir de tu propia mente y sumergirte en tu cuerpo, así como relajar los músculos de la cara y la mandíbula, donde tendemos a mantener mucha tensión. “Cierra los ojos e inhale profundamente por la nariz. “Al exhalar, abre bien la boca y saca la lengua. Vacía completamente, haciendo el sonido ‘ha’ y repita varias veces”, indica Endrst en Well and Good.

Respiración alternada por las fosas nasales o Nadi Shodhana: esta técnica aplicada generalmente en el mundo del yoga se basa en la alternancia entre las fosas nasales a la hora de inspirar. En primer lugar, se procede a tapar una de las fosas nasales, para realizar una inhalación profunda por la fosa nasal libre. Una vez inhalado, se tapa la fosa nasal por la que ha entrado el aire y destapar la otra, por la cual va a producirse la exhalación, como señala el artículo de Psicología y Mente.

Luego, se repite el mismo procedimiento, pero esta vez empezando por la fosa nasal contraria (es decir, por la que se ha realizado la exhalación). Esta técnica es muy efectiva para despejar la mente, activando a quien la práctica.

Respiración extendida: si te sentís ansiosa, probá la técnica de extensión de la respiración para mover la energía estancada en el cuerpo. Comenzá inhalando de cuatro a cinco conteos por la nariz y sostené por cuatro. Luego exhalá profundamente por la boca mientras hacés un sonido. “Dejá que el sonido se escuche, no importa lo extraño o incómodo que sea”, recomienda Endrst en Well and Good, ya que  el sonido “es una herramienta vibratoria sana y curativa”.

Política de cancelación de servicio

Para cancelar envía BAJA o hacé click acá