Expresar nos ayuda a curarnos y armoniza nuestra energía porque aliviamos la carga de emociones o sentimientos que veníamos reteniendo en nuestro cuerpo. Hoy te compartimos los beneficios de Yoga en nuestra expresión y te contamos cómo ayuda a sanar nuestra manera de comunicarnos.

Las posturas que expanden el pecho, como la cobra o el guerrero, nos permiten (Entre otros beneficios) alivianar la zona del corazón. Si estamos angustiados y asistimos a una clase de Yoga es normal sentir la descompresión interna al realizar este tipo de posturas. Se siente un enorme alivio o al menos se remueven las tensiones y experimentamos una limpieza interior.

Cuando extendemos nuestra columna (Por ejemplo, en el comienzo del saludo al sol) trabajamos estirando la garganta. Esta posición, permite depurar bloqueos en nuestra zona expresiva y ayuda a sanar el chakra laríngeo. Muchas veces guardamos palabras por temor o por vergüenza y estas se cristalizan en nuestro cuerpo. Del mismo modo, si tendemos a comunicarnos en forma agresiva o defensiva, podemos trabajar con estas posturas para permitir que se armonice nuestra manera de relacionarnos.

La práctica de Yoga siempre nos permite silenciarnos internamente y tomar una mayor conciencia acerca de nosotros. Entonces, este estado nos ayuda a recapacitar sobre distintos aspectos personales. Muchas veces, al terminar una clase de yoga he comprobado que ese estado me ayudaba a reflexionar y repensar mis actitudes o mi manera de hablar con alguien con quien quizás no había sido muy diplomática o muy paciente.

Al ayudarnos a tomar conciencia, la práctica de Yoga siempre resulta sanadora y reveladora, porque actúa desde los niveles más cotidianos y es desde allí, donde comenzamos a transformar nuestra vida entera.

 

Política de cancelación de servicio

Para cancelar envía BAJA o hacé click acá