SALUD
Conocé algunas prevenciones a la hora de utilizarlos y por qué no deberíamos abusar de ellos.

Aunque pueda parecer raro, la cera en los oídos no es algo malo, según indica un nuevo informe de la Academia Americana de Otorrinolaringología. Si bien no es muy agradable a nuestros sentidos, como los mocos, cumple una función importante para el organismo: lubricar y dar una protección natural a los oídos contra bacterias, hongos e inclusive insectos.

¿Qué pasa cuando usamos un hisopo? El error es que, comúnmente, al introducir uno de estos palitos de algodón en las orejas, solemos empujar la cera y bloquear el canal, explica un artículo de La Nación.

Además, si se coloca demasiado al fondo, puede quedar en el interior de los oídos y generar malestar. En esta instancia ya se necesita ayuda profesional para removerla. También se pueden causar problemas en el equilibrio y en la escucha, ya que al final del conducto auditivo se halla la membrana del tímpano. Si uno introduce el hisopo más de la cuenta, puede llegar a dañarlo y causar problemas de audición, según indica el sitio de la doctora Aliza, vidaysalud.com.

Beneficios de la cera

Genera una capa protectora para resguardar la piel del conducto auditivo e impide la entrada de polvo, agua y mugre, como menciona vidaysalud.com
Funciona como antibiótico natural por lo que, si es eliminada por completo, se corre más riesgo de contraer una infección auditiva, explica el sitio mencionado.

Entonces, ¿cómo limpiarnos?

Si tenemos un exceso de cera en los oídos o simplemente nos molesta, lo mejor es consultar a un médico para que remueva de forma manual y efectiva el bloqueo, aunque existen también algunos métodos caseros que propone el artículo de La Nación, colocar gotas de aceite de bebé, glicerina o gotas especiales para oídos que se compran en las farmacias. También se pueden limpiar los oídos de maneras más tradicionales y menos invasivas, usando la punta de una toalla mojada, como recomienda vidaysalud.com.

Entre los cuidados que hay que tener a la hora de proteger los oídos conscientemente, se encuentran: evitar nadar o sumergirse en aguas contaminadas, no someterse durante mucho tiempo a ruidos muy altos y no colocarse objetos que no sean específicamente diseñados y creados para ellos, señala el sitio mencionado.

Política de cancelación de servicio

Para cancelar envía BAJA o hacé click acá