Como cada mes, te contamos las instancias más fuertes y relevantes del ciclo para que alineado a la astrología, mejores y potencies la energía disponible en tu vida cotidiana. Octubre llega movidito y con ganas de expandir lo mejor de nosotros.

El mes comienza con el sol en Libra que, como te conté la semana pasada, se trata de una energía de relaciones y de cómo me vinculo a los demás en cuanto a parejas, socios, compañeros de proyecto o de estudios. Libra rige los contratos, entonces, es un mes ideal para balancear y pulir los acuerdos comerciales, las futuras asociaciones o, ¿Por qué no? Avanzar nuestro casamiento o mudanza con nuestro amor.

En la segunda semana, Venus ingresa a Virgo acompañando al planeta Júpiter. Esta posición nos empuja a expandir nuestra calidad de vida, impulsándonos a actuar en dos áreas principales: Trabajo y salud. Este tiempo es para despertar e iluminar todo aquello que nos hace bien, que nos inspira, que nos conecta con la mejor parte de nosotros y, al mismo tiempo, teniendo en cuenta las necesidades del otro con quien compartimos nuestra vida o nuestros proyectos. Reguemos lo mejor del otro y lo mejor de nosotros mismos.

El Planeta Mercurio que representa nuestra comunicación, nuestras ventas y nuestras redes sociales, había estado dormido o indirecto y vuelve a despertar en el signo de Libra. Nuevamente, aparece durante el mes la necesidad de vincularnos con una palabra elegante, diplomática, apaciguadora y flexible. Es un momento ideal para retomar temas que, en los días previos, no sabíamos cómo encarar por sentirnos un tanto confusos o irritables. Ahora podremos expresarnos mejor y con la palabra acertada. Pero cuidado que ser flexibles no implica pisotear tus propias necesidades. ¡Atenti con esto!

El día 13 vivenciaremos la Luna nueva del mes activando una bellísima oportunidad para iniciarnos en un nuevo proyecto o para ocupar un nuevo lugar dentro de alguno que ya teníamos. Ahora vamos a empoderar aquello que verdaderamente nos inspira a seguir avanzando con belleza, creatividad y con buen equipo a nuestro alrededor. Al menos, la intención tiene que estar ahí.

Llegando al 23, el sol cambia de signo y comienza nuestro querido e intensisímo Escorpio. Un signo de aguas profundas que nos permite resurgir si sabemos que necesitamos ser valientes y determinados para sanar verdaderamente los aspectos de nuestra vida personal. El victimismo anula tu poder y no le suma a nadie. Esta energía nos recuerda que la alquimia personal es nuestra exclusiva tarea y no podemos delegársela a otro.

El mes cierra con una Luna Llena en Tauro que nos muestra que nos tratamos de acuerdo a cuánto creemos que valemos. Utilizá estos días para mimarte, para activar tu placer, tus comidas favoritas. Tu piel y tus sentidos, buscarán guiarte.

Política de cancelación de servicio

Para cancelar envía BAJA o hacé click acá