Caminatas a paso ligero y sostenido, con la postura correcta tiene múltiples beneficios. El ejercicio se impone como alternativa al running.

El Power Walking no implica salir a dar un paseo, sino caminar con energía a un ritmo físico exigente y sostenido y, sobre todo tratando de controlar la postura.

Esta disciplina atlética está inspirada en los grandes marchadores del siglo XIX y, aunque fue incorporada oficialmente hace 20 años, hoy tiene un momento de auge como alternativa al running.

Es menos exigente a nivel físico que correr y, al ser de bajo impacto, las articulaciones sufren un desgaste menos“,  explica un artículo en Clarín.

La técnica

En esta práctica es fundamental el ritmo constante, sostenido y alegre.  Pero no se puede caminar de cualquier manera, sino que es necesario preparar el cuerpo, para que la postura nos ayude a movilizar buena parte de la musculatura.

  •  Llevar los hombros hacia atrás, mantener la mirada al frente, el pecho activado.
  • Activar permanentemente el abdomen manteniendo la cadera en buena posición y la rodilla delantera algo flexionada.
  • Moverse alternativamente y activamente los brazos doblados.
  • Elevar las puntas de los pies durante la pisada para trabajar más músculos de las piernas como los tibiales, y  siempre un pie debe estar en contacto con el suelo.

Tené en cuenta de hacerlo sin exagerar la postura ni los movimientos para evitar dolores articulares y sobrecargar al cuerpo.

Beneficios

Una vida más larga. Una investigación en Journal of the American Heart Association indica que toda actividad física, incluso caminar, posibilita la longevidad y una vida saludable.

El trabajo mostró gastos de energía equivalentes por ejercicio moderado (caminar) o vigoroso (correr) y que ambos reducen similarmente el riesgo a la hipertensión, colesterol elevado, diabetes tipo 2 y enfermedades coronaria.

Además, estudios avalados por Brigham and Women’s Hospital y del Harvard Medical School  añaden que ambas actividades favorecen la reducción de grasa corporal, mejoran el estado físico y la resistencia y fortalecen músculos y huesos.

También tienen efecto protector sobre el corazón y el cerebro, reducen el riesgo de osteoporosis, fracturas y ciertos tipos de cáncer.

Además, el ejercicio regular protege contra la depresión, ayuda a bajar el estrés y previene la pérdida de capacidad cognitiva.

Política de cancelación de servicio

Para cancelar envía BAJA o hacé click acá