¡Es ahora o nunca!

¡Lo que nos rodea está allí para nuestro propio placer! El fin de semana llega la Luna Nueva en Tauro y nos induce a un sueño de goce. Usar y derrochar lo que que quieras, no es momento de obsesionarse con cuidados especiales porque la ansiedad te avasallar. Quedarse en casa, comer rico, compartir la cama y leer. No salgas a menos que tengas que buscar comida.

 

Lenta, pero segura

Cuando llega la temporada Tauro, los tiempos se perciben más largos. El cuerpo se convierte en un instrumento sensible a cualquier estímulo. Los olores de la ciudad y las temperaturas cambian nuestro humor así que más vale tener el termostato calibrado. Añoramos el placer material mientras valoramos aquellas personas que arriesgan algo para ganar otra cosa. ¿Ganar o perder? Apostar es adrenalínico. Nos tapa la ambición, tener más sólo por tener más. Poner límites antes de que se transforme en vacío.

 

¡Fue sin querer queriendo!

Aprendes una lección casi por accidente. Te atropellas, das la vuelta carnero y cuando finalmente te levantás te das cuenta que algo se acomodó. Sentirás desilusión, pero no es una derrota. Seguí sacándole jugo a tu costado sensible.

 

Recordar esta semana que…

Mas vale vale pájaro en mano que cien volando.

Política de cancelación de servicio

Para cancelar envía BAJA o hacé click acá